Frutamare Rebajas-2019

La Naranja Confitada es una de las elaboraciones con naranja más clásicas y sin duda uno de los imprescindibles tanto en navidad como en épocas frías. Además debido a su sencillez es una elaboración súper útil para mejorar cualquier otra elaboración dulce que quieras hacer. Con solo azúcar, agua y naranja vas a conseguir una naranja confitada sabrosa, con una textura muy agradable y que acompaña fantásticamente a tartas, chocolates, bizcochos e infinidad más de elaboraciones dulces.

Obviamente, y al ser una elaboración en que la naranja es prácticamente el único ingrediente, es muy importante que la naranja sea de calidad Premium ya que se va a consumir tanto la cáscara como la pulpa. Recordar que es muy importante lavar muy bien la naranja antes de consumirla ya que vamos a comernos la cáscara (la parte de la naranja que más expuesta suele estar).

Una vez con las naranjas compradas y listas, procederemos a elaborar esta receta que va a encantar tanto a a adultos como a los más pequeños de la casa. Además, es una buena forma de introducir la fruta escarchada como golosina ya que a diferencia de otras que utilizan compuestos de diversa índole con esta solo se utiliza azúcar y naranja. Además, podemos reducir la cantidad de azúcar a la mitad si queremos que resulte un tanto más saludable (eso sí, hay que tener en cuenta el amargor que pueda tener la piel de la naranja).

Lo ideal es utilizar naranjas de calidad superior y a poder ser la mejor naranja de temporada, como la que puedes conseguir aquí. De esta manera conseguirás ese sabor inconfundible y la jugosidad de la receta se verá incrementada.

Lista de la compra:

  1. 1 litro de agua
  2. 500gr de azúcar
  3. Un kilo de naranjas de mesa

Receta de Naranja Confitada

1- Una vez tengamos la naranja muy bien lavada la cortamos en rodajas del grosor que queramos y las reservamos.

2- Añadimos en una olla el agua con el azúcar y lo calentamos a fuego medio hasta que el azúcar se haya disuelto y haya formado un almíbar.

3- Una vez tengamos el almíbar caliente añadimos las naranjas ya cortadas y le bajamos el fuego para que vaya cocinándose muy poco a poco. Sin remover mucho y dejando siempre la naranja cubierta por el azúcar.

4- Una vez la naranja esté casi sin agua y haya adquirido un color transparente las retiramos y las dejamos en una bandeja para que se enfríen siempre tapadas.

Sin duda una receta sencilla y muy fácil de elaborar con la que tendrás total libertad para combinarla con lo que quieras y más te guste. No obstante, comer la naranja confitada tal cual está también es una experiencia muy recomendable.

Frutamare Rebajas-2019