▷ Crema de naranja sanguina | FrutaMare
4
(2)

Esta receta de crema de naranja sanguina es espectacular. La naranja de sangre o sanguina, así llamada por su característico color rojizo, es un tipo de naranja menos habitual en nuestras cocinas. Esto se debe a que, aunque se produce en nuestro país, requiere condiciones medioambientales muy concretas que harán más difícil que las encuentres en el mercado. 

La naranja sanguina es una variedad de naranja con un sabor ácido más fuerte que las naranjas de mesa comunes, con cierto grado de dulzor y un toque parecido a la frambuesa. Lo cierto es que es un cítrico con excelentes aplicaciones culinarias. 

Esta naranja, la naranja roja o sanguina, es una mutación de la naranja dulce. Según se piensa, fue introducida en Europa hacia el siglo XV. El color rojo oscuro al que nos referíamos se debe a la presencia de antocianinas, una familia de pigmentos común en muchas flores y frutos rojos que le confieren la tonalidad rojiza que distingue a la naranja sanguina.

Las antocianinas, por cierto, poseen propiedades antioxidantes que, sumadas al resto de compuestos naturales de esta fruta (vitamina C, fibra, ácido fólico…) hacen de ella una de las variedades de naranjas más nutritivas y saludables. 

Por ejemplo, su consumo regular previene el riesgo de cardiopatías. La acción combinada de la vitamina C inhibe la oxidación del LDL e impide la acumulación de colesterol en las arterias. Por su parte, el ácido fólico y las mencionadas antocianinas contribuyen a la elasticidad de los vasos sanguíneos, mientras que los flavonoides refuerzan sus paredes. Todos ellos combaten eficazmente la posibilidad de sufrir accidentes cardiovasculares como consecuencia de la agregación plaquetaria. 

A este potentísimo beneficio debemos añadirle el comprobado efecto de los antioxidantes que bloquean el daño celular que los radicales libres pudieran causar. Diversos estudios relacionan las propiedades antioxidantes de las frutas – entre ellas la naranja sanguina – con el freno a procesos de degeneración celular que desembocan en algunos tipos de cáncer. 

La lista de ventajas de la ingesta habitual de naranja roja continúa, y queremos también destacar la lucha contra el envejecimiento de la piel y su protección frente a la nociva luz ultravioleta. Aún hay mucho más que la naranja roja o sanguina te puede ofrecer, pero creemos que lo dicho es suficiente para que te animes a comprar naranjas sanguinas y a probar la crema de naranja sanguina. 

Lista de la compra para hacer Crema de naranja sanguina

Te proponemos que te introduzcas en el empleo gastronómico de la naranja sanguina a través de una receta muy sencilla pero muy efectiva. Es la crema de naranja sanguina. Como imaginarás, el primer paso siempre es el de comprar naranjas. A continuación te dejamos la lista de la compra completa para unas 5 raciones:

  • Unos 180 – 200 ml del zumo de la naranja sanguina
  • 3 huevos
  • Mantequilla (unos 50 g)
  • Ralladura de la corteza de la naranja
  • Una pizca de sal
  • 100 g de azúcar
  • Una cucharada de zumo de limón (opcional)

 Preparación de la receta Crema de naranja sanguina

Antes de ponernos a preparar esta receta de crema de naranja sanguina queremos darte algunos datos más sobre este alimento tan curioso.

Para empezar, hay tres variedades de naranjas de sangre: la Tarocco, la Moro y la Sanguinelli. Esta última es la que encontraremos con mayor facilidad, sobre todo si apostamos por comprar naranjas sanguinas directamente a los productores que comercializan sus propios productos. 

Esta naranja se cultiva en la provincia de Castellón, y es la que utilizaremos en la elaboración de la receta sugerida. ¿Cuáles son sus cualidades organolépticas? Para que te hagas una idea: se trata de una naranja de calibre pequeño con piel fina y blanda. No tiene pepitas, y el color es naranja suave alternando motas de color rojo oscuro. Con esta naranja también podrías animarte a preparar, por ejemplo, una crema de zanahoria y naranja peculiar.

La naranja Sanguinelli es de sabor muy dulce con toque amargo. El gajo resulta extremadamente blando. Todas ellas son características que la hacen también indicada para zumos. Con esta variedad de sensaciones te encontrarás al degustarla. 

Ahora que ya te hemos puesto los dientes largos, ¡manos a la obra!

Primer paso: 

Limpiamos las naranjas y rallamos la piel evitando, en la medida de lo posible, la fibra interior. Exprimimos el jugo de la pulpa manualmente o mediante el aparato electrodoméstico que tengas en casa para realizar la tarea. Será suficiente con que saques unos 180 o 200 ml de zumo de naranja sanguina, la cantidad que ya señalamos en la lista de la compra.

Se hace difícil concretar cuántas naranjas necesitarás, ya que depende del tamaño de las naranjas sanguinas que tengas. Ya te anticipamos que por regla general las naranjas rojas Sanguinelli – que es la variedad empleada en esta receta – son medianas o pequeñas. 

Justo después ponemos el zumo que hemos exprimido en un cazo a fuego medio junto con la ralladura, la yema de los huevos, una pizca de sal y el azúcar (puedes usar azúcar moreno o de otra clase si lo prefieres). 

Remueve durante unos 20 minutos para que los elementos se integren con la ayuda de unas varillas manuales. 

Segundo paso:

En este punto la crema de naranja sanguina empezará a espesar. El tiempo varía según el tipo de recipiente empleado, pero pongamos que se situará entre los 15 o 20 minutos. Por cierto, esta parte del proceso se puede llevar a cabo al baño maría colocando todos los ingredientes en un cuenco y metiéndolo dentro de una olla con agua al fuego. 

Cuando la mezcla sea homogénea y haya adquirido la textura deseada, la retiramos del fuego. Es el momento de añadir la mantequilla. Te sugerimos trocearla. 

Con la mezcla aún caliente, la colamos. El propósito es el de desechar los restos que permanezcan en la crema de las ralladuras de la corteza o de los huevos, es decir, cualquier tipo de “tropezón” que quieras evitar. 

Ya que al ir enfriando la crema de naranja sanguina continuará esperando, habrías de taparla con film transparente. Así impedirás que se forme una especie de película encima. 

Una vez hayas terminado la elaboración de tu crema de naranja sanguina y haya descendido la temperatura de la crema, puedes guardarla en el frigorífico. Aguanta bien durante una semana aproximadamente. 

Si al dejar la crema de naranja sanguina quieres aprovechar parte de los alimentos para otra receta, te proponemos esta deliciosa crema de calabaza y naranja.

Acabas de comprobar lo sencillo que resulta preparar tu crema de naranja sanguina. El resultado tendrá la apariencia de una crema pastelera con ese color rojizo de las naranjas de sangre. 

Como ya te hemos avanzado, la subvariedad Sanguinelli que se cultiva en el Levante peninsular, concretamente en Almenara, donde fue descubierta a principios del siglo pasado, no presenta una piel de color uniforme. Es naranja suave moteada de rojo intenso, y eso puede influir en la estética final de la crema. 

Lo que no cambiará es el sabor ni los excelentes valores nutricionales y propiedades beneficiosas de la naranja de sangre o sanguina que te hemos contado al comienzo de este artículo. 

Sabes que siempre apostamos por productos de cercanía y de temporada. La Sanguinelli es una naranja tardía. Suele ir de mediados de enero a inicios de abril, aunque a veces aguanta bien hasta mayo. Las condiciones climatológicas son las que determinan el momento de maduración y recolección de esta variedad de naranja sanguina. 

Nos despedimos volviéndote a recomendar que apuestes por comprar la naranja sanguina online en comercio de proximidad. Así te aseguras de que la fruta llegue a ti en condiciones óptimas de conservación, sabor y punto nutricional.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Crema De Naranja Sanguina
Crema de Naranja sanguina 1

Esta receta de crema de naranja sanguina es espectacular. La naranja de sangre o sanguina, así llamada por su característico color rojizo, es un tipo de naranja menos habitual en nuestras cocinas. Esto se debe a que, aunque se produce en nuestro país, requiere condiciones medioambientales muy concretas que harán más difícil que las encuentres en el mercado.

Tipo: Crema

Cocina: Mediterránea

Palabras claves: Crema De Naranja Sanguina

Rendimiento de la receta: 4 personas

Tiempo de preparación: 5M

Tiempo de cocinado: 45M

Tiempo total: 50M

Ingredientes de la receta:

  • Unos 180 - 200 ml del zumo de la naranja sanguina
  • 3 huevos
  • Mantequilla (unos 50 g)
  • Ralladura de la corteza de la naranja
  • Una pizca de sal
  • 100 g de azúcar
  • Una cucharada de zumo de limón (opcional)

Instrucciones de la receta:

Primer paso:

Limpiamos las naranjas y rallamos la piel evitando, en la medida de lo posible, la fibra interior. Exprimimos el jugo de la pulpa manualmente o mediante el aparato electrodoméstico que tengas en casa para realizar la tarea. Será suficiente con que saques unos 180 o 200 ml de zumo de naranja sanguina, la cantidad que ya señalamos en la lista de la compra. Se hace difícil concretar cuántas naranjas necesitarás, ya que depende del tamaño de las naranjas sanguinas que tengas. Ya te anticipamos que por regla general las naranjas rojas Sanguinelli - que es la variedad empleada en esta receta - son medianas o pequeñas. Justo después ponemos el zumo que hemos exprimido en un cazo a fuego medio junto con la ralladura, la yema de los huevos, una pizca de sal y el azúcar (puedes usar azúcar moreno o de otra clase si lo prefieres). Remueve durante unos 20 minutos para que los elementos se integren con la ayuda de unas varillas manuales.

Crema de Naranja sanguina 2

Segundo paso:

En este punto la crema de naranja sanguina empezará a espesar. El tiempo varía según el tipo de recipiente empleado, pero pongamos que se situará entre los 15 o 20 minutos. Por cierto, esta parte del proceso se puede llevar a cabo al baño maría colocando todos los ingredientes en un cuenco y metiéndolo dentro de una olla con agua al fuego. Cuando la mezcla sea homogénea y haya adquirido la textura deseada, la retiramos del fuego. Es el momento de añadir la mantequilla. Te sugerimos trocearla. Con la mezcla aún caliente, la colamos. El propósito es el de desechar los restos que permanezcan en la crema de las ralladuras de la corteza o de los huevos, es decir, cualquier tipo de "tropezón" que quieras evitar. Ya que al ir enfriando la crema de naranja sanguina continuará esperando, habrías de taparla con film transparente. Así impedirás que se forme una especie de película encima.

Crema de Naranja sanguina 2

Puntuación del editor:
5

Too good To Go

FORMAMOS PARTE DE TOO GOOD TO GO

Utilizamos cookies propias y procesamos datos personales, como las direcciones IP y los identificadores de cookies, para medir el rendimiento y obtener información sobre las audiencias y el contenido. Haga clic a continuación para autorizar el uso de esta tecnología y el procesamiento de sus datos personales para estos fines. Puede cambiar de opinión y cambiar sus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando la Política de cookies.