La mejor crema catalana que hayas probado nunca | FrutaMare

Considerada como una de las preparaciones más tradicionales de nuestra amplia herencia gastronómica, la Crema Catalana es uno de esos platos a los que pocas personas pueden resistirse.

Para muchos es sinónimo de familia y tradición, pues es de esas preparaciones que las abuelas siempre disfrutaban preparar, al igual que el Bizcocho de Naranja y que a todos nos encantaban durante la infancia y aún en la edad adulta sigue siendo irresistible.

La receta de Crema Catalana es más fácil de lo que cualquiera se pensaría. Tan solo es cuestión de seguir el paso a paso y listo, se tendrá esta exquisitez en pocos minutos.

Aparte de lo deliciosa que resulta, también es importante destacar que los ingredientes no representan un gasto excesivo en el presupuesto. Al contrario, son tan comunes que pueden encontrarse con facilidad en casa o en cualquier supermercado.

Así que ya sea para una ocasión especial o simplemente por algún antojo, cualquiera podrá hacer Crema Catalana, en postre delicioso y para toda la familia.

Lista de la compra

  • 600 ml de leche (la receta tradicional es con leche entera, aunque también con semidesnatada queda bien).
  • 5 yemas de huevo.
  • 25 gramos de maicena.
  • 100 gramos de azúcar.
  • Canela en rama (aunque también puedes usar en polvo).
  • Ralladura de la cáscara de medio limón o naranja.
  • 30 gramos de azúcar (para el caramelo).

Preparación de crema catalana

En primer lugar, debes dividir la leche en dos partes. La primera división debes llevarla a fuego medio junto a la ralladura del limón o naranja y la canela que hayas dispuesto. Lo deberás dejar en el fuego durante unos 5 minutos. Eso sí, no debes dejar en ningún caso que hierva.

Aparta en un bol las yemas y el azúcar y en otro recipiente incorpora el resto de la leche y la maicena. Una vez que hayas hecho esto, es momento de unir todos los ingredientes, asegurándote que se incorporen perfectamente.

Una vez que hayas bajado la leche del fuego, pásala por un colador o tamiz para eliminar los restos de la ralladura y separar la canela en caso de que usaras en rama. A continuación, todo esto lo vas a mezclar con la preparación anterior.

Después de que estén todos los ingredientes perfectamente unidos, es momento de llevarlos de nuevo al fuego. Es importante que no dejes de remover la preparación, ya que de lo contrario podría pegarse o formar grumos. Para ayudarte puedes utilizar una espátula o una cuchara de madera.

Poco a poco vas a ir notando como la mezcla se vuelve más densa, tal cual como una crema. El término depende de tus gustos particulares, ya sea que la quieras más líquida o por el contrario un poco espesa.

Cuando esté lista, retira del fuego y deja enfriar un poco antes de ponerla en los recipientes que desees.

Para servirla, puedes hacerlo en un bol grande o en recipientes pequeños en caso de que estés haciéndola para varios invitados en casa.

Tápalos con film transparente y déjalos a temperatura ambiente para luego llevarlos al frigorífico entre 3 y 4 horas. Durante este tiempo cuajará.

Para caramelizar

Cuando la crema esté fría y sea el momento de comer, debes poner entre una y dos cucharadas de azúcar sobre cada porción. Para caramelizar, tienes 2 opciones: una es hacerlo con la ayuda de un soplete y la otra es usar una pala especial que esté al rojo vivo.

Sin importar la que elijas, evita dejarlo por un tiempo prolongado ya que el azúcar tiende a quemarse de forma muy rápida.

Tips extra

En caso de que no desees usar la ralladura de limón o naranja, siempre tendrás la opción de usar la cáscara entera. Puedes obtenerla con la ayuda de un pelador de patatas o un cuchillo. Eso sí, debes tener mucho cuidado de no arrastrar la parte blanca de la fruta, ya que tiende a dar un sabor amargo y queremos todo lo contrario.

Por otra parte, si bien es más recomendable usar canela en rama porque luego resulta sencillo retirarla con el colador, en polvo también viene bien, solo que no debes abusar de la cantidad porque no queremos que este sea el sabor predominante y esta especie tiende a ser bastante intensa.

La tradición indica que la mejor manera para servirla es en cazuelitas de barro, por ser la forma en como se hacía en los tiempos pasados, pero si no tienes en casa, los de vidrio también te pueden servir y no influirán para nada con el sabor o la textura. Es más bien un tema estético y emocional

Si te ha gustado este tipo de preparación tan sencilla puedes probar con otras cremas, sobre todo si eres amante de los ácidos, como por ejemplo la de Mousse de Limón.

Crema catalana

Considerada como una de las preparaciones más tradicionales de nuestra amplia herencia gastronómica, la Crema Catalana es uno de esos platos a los que pocas personas pueden resistirse.

Tipo: Postres

Cocina: Cocina mediterránea

Palabras claves: cremas

Rendimiento de la receta: 5 personas

Tiempo de preparación: 10M

Tiempo de cocinado: 30M

Tiempo total: 40M

Ingredientes de la receta:

  • 600 ml de leche (la receta tradicional es con leche entera, aunque también con semidesnatada queda bien).
  • 5 yemas de huevo.
  • 25 gramos de maicena.
  • 100 gramos de azúcar.
  • Canela en rama (aunque también puedes usar en polvo).
  • Ralladura de la cáscara de medio limón o naranja.
  • 30 gramos de azúcar (para el caramelo).

Instrucciones de la receta:

Primer paso: Dividir la leche en dos partes. La primera división debes llevarla a fuego medio junto a la ralladura del limón o naranja y la canela que hayas dispuesto. Lo deberás dejar en el fuego durante unos 5 minutos. Eso sí, no debes dejar en ningún caso que hierva.

Segundo paso: Aparta en un bol las yemas y el azúcar y en otro recipiente incorpora el resto de la leche y la maicena. Una vez que hayas hecho esto, es momento de unir todos los ingredientes, asegurándote que se incorporen perfectamente.

Tercer paso: Una vez que hayas bajado la leche del fuego, pásala por un colador o tamiz para eliminar los restos de la ralladura y separar la canela en caso de que usaras en rama. A continuación, todo esto lo vas a mezclar con la preparación anterior.

Cuarto paso: Después de que estén todos los ingredientes perfectamente unidos, es momento de llevarlos de nuevo al fuego. Es importante que no dejes de remover la preparación, ya que de lo contrario podría pegarse o formar grumos. Para ayudarte puedes utilizar una espátula o una cuchara de madera.

Quinto paso: Poco a poco vas a ir notando como la mezcla se vuelve más densa, tal cual como una crema. El término depende de tus gustos particulares, ya sea que la quieras más líquida o por el contrario un poco espesa.

Sexto paso: Cuando esté lista, retira del fuego y deja enfriar un poco antes de ponerla en los recipientes que desees.

Puntuación del editor:
5