▷ Exceso de Vitamina C en Nuestro Cuerpo | FrutaMare

¿Has oído hablar de los riesgos que se corren por exceso de vitamina C? ¿Sabías que altas dosis de vitamina C pueden generar serios inconvenientes orgánicos? No hay duda de que la vitamina C es eminentemente necesaria para nuestra supervivencia, sin embargo, valdría la pena que revisemos algunos conceptos; comencemos por: ¿Qué es la vitamina C? La vitamina C también se conoce como ácido ascórbico, una lactona de seis átomos de carbono que el organismo humano es incapaz de metabolizar (debido a la ausencia de la enzima gulonolactona oxidasa), por lo cual debemos ingerirla. Es de las pocas vitaminas hidrosolubles (no liposolubles) lo que hace imposible que sea almacenada a modo de reserva por el organismo. Sus beneficios son incontables, no obstante, su ingesta debe controlarse, ya que un exceso de vitamina C puede generar trastornos en la salud en general.

La vitamina C es fundamental para la formación, el crecimiento y la reparación de los huesos, para la salud de dientes y encías, para la piel y el tejido conectivo y para el funcionamiento óptimo de los vasos sanguíneos. La vitamina C también favorece la absorción del hierro y ayuda en el tratamiento de heridas y quemaduras. Esta vitamina también tiene efectos antioxidantes, protege las células contra el daño de los radicales libres, evita el envejecimiento prematuro, es responsable de la formación del colágeno, reduce la incidencia de coágulos sanguíneos y facilita la absorción de otros nutrientes y vitaminas de interés biológico. A los radicales libres, particularmente, se asocian muchos trastornos, como la aterosclerosis, el cáncer, los trastornos pulmonares, el resfriado común y la pérdida de memoria. Esta es una de las razones por las que suele consumirse vitamina C en exceso. No obstante, no está claro si el exceso de vitamina C protege o tiene algún efecto beneficioso sobre estos trastornos; la mayoría de los estudios no han mostrado ningún beneficio.

El organismo no puede sintetizar Vitamina C, la única forma de obtenerla es a través de los alimentos que consumimos o mediante la ingesta de suplementos vitamínicos ricos en vitamina C. Y, ¿Cuáles son las fuentes naturales de vitamina C? Las frutas cítricas son la principal fuente natural de vitamina C. Las fresas, Kiwis, naranjas, limones, la guayaba, los tomates, el brócoli, las papas y los pimientos dulces también tienen altas concentraciones de ácido ascórbico. Su consumo moderado te proporciona la cantidad de vitamina C necesaria diariamente. La vitamina C también la puedes adquirir en el mercado de forma sintética como un suplemento vitamínico.

En FrutaMare, puedes comprar naranjas online, ricas en vitamina C y disfrutar de la frescura de una fruta mientras consumes las calorías de una naranja de forma sana y natural. En nuestra tienda queremos hacerte consciente de un consumo adecuado de las vitaminas que necesitas al día, es por ello que queremos hablarte sobre el exceso de vitamina C, sus consecuencias y qué debemos hacer para un consumo correcto.

¿Qué pasa cuando hay exceso de vitamina c en nuestro cuerpo?

Las necesidades diarias de vitamina C pueden variar según el sexo y las edades. Por ejemplo para niños desde hasta 8 años son suficientes 25 mg y de 9 a 14 años, 45 gramos; para los adolescentes el valor máximo oscila entre 65 y 75 mg, mientras que en adultos: hombre: 90 mg y mujer: 75 mg. Vale decir que estas cantidades de vitamina C diaria se pueden conseguir al consumir 100 g de fresas (estas aportan como mínimo 90mg), un kiwi (aporta en promedio 60 mg)  o en el zumo de dos naranjas (se consumen 100 mg).

Entonces: ¿Cuándo se considera un exceso de vitamina C? Es a partir de 2000 mg diarios de ácido ascórbico en adultos que se considera exceso de Vitamina C. En el caso de niños y adolescentes, hay exceso de vitamina C cuando se ingieren 1200 mg y 1800 mg diarios respectivamente. 

Las dosis altas de vitamina C (de hasta 2000 mg diarios) por lo general, no causan ningún daño en adultos sanos. No obstante, este valor para adultos con alguna condición cardíaca, ósea u otra, puede representar un gran riesgo en su salud. Y, por encima de este valor, las altas concentraciones de vitamina C se convierten en dosis tóxicas que causan fuertes daños. Cualquier tipo de alimento, vitamina, calorías, azúcares, minerales, etc; en exceso, genera consecuencias.

Aunque la vitamina C es hidrosoluble (lo que significa que todo el exceso se puede eliminar a través de la orina), cuando se superan estos límites por varios días el organismo no tiene las competencias para expulsar este exceso y, en consecuencia, comienza a manifestar trastornos. Veamos a continuación algunas de las afecciones más comunes por exceso de vitamina C.

Trastornos digestivos

Una dosis diaria superior a 1000 mg de vitamina C puede causar efectos secundarios asociados, con mayor frecuencia, a trastornos digestivos como náuseas, vómitos, diarrea y acidez estomacal. Estos síntomas están relacionados con la acidez de la vitamina o su metabolismo a ácido oxálico. Estos pocos síntomas pueden desaparecer rápidamente con el cese o la reducción de la suplementación con vitamina C.

Además, los efectos secundarios del exceso de vitamina C manifiestan la necesidad de evacuación del organismo. También se cree que la ingestión excesiva de vitamina C causa problemas de reflujo ácido, no obstante hacen falta pruebas al respecto.

exceso de vitamina c

Alteraciones de glucosa en sangre y orina

Dosis diarias superiores a 2000 mg pueden interferir con las mediciones biológicas de glucosa en sangre y orina, así como con la creatinina (un desecho producido por los músculos). Niveles de ácido ascórbico superiores también pueden generar insomnio, dolores de cabeza, anemia, debilidad y dolores articulares. Es posible incluso observar en algunos casos síntomas como hipoglucemia y aumento de la micción.

Hemocromatosis

Se sabe que el ácido ascórbico mejora la absorción de hierro, debido a su capacidad para unirse al hierro no hemo (alimentos vegetales). De hecho, el cuerpo lucha por asimilar el hierro no hemo, pero la vitamina C facilita este metabolismo. Estudios han demostrado que la absorción de hierro aumenta en casi un 67% cuando se combina con una dosis de 100 mg de vitamina C durante una comida. La vitamina C actúa como un excelente fijador del hierro.

Sin embargo, para las personas que padecen afecciones que aumentan el riesgo de acumulación de hierro en el organismo (particularmente, hemocromatosis) no es aconsejable el consumo de vitamina C. Obviamente, una sobredosis de vitamina C provocaría una sobrecarga de hierro generando graves consecuencias para la salud y serios daños al sistema nervioso central, hígado, páncreas, corazón y tiroides.

Cálculos renales

El cuerpo elimina el exceso de ácido ascórbico en forma de desechos: oxalato, y este se elimina a través de la orina. En determinadas circunstancias, también puede conducir a la formación de cálculos renales al adherirse a minerales para formar cristales.

En estas condiciones, el exceso de ácido ascórbico puede aumentar la cantidad de oxalato en la orina y con ello aumentar el riesgo de desarrollar cálculos renales. Este efecto secundario se observaría con mayor frecuencia más allá de los 2000 mg de vitamina C. Es importante controlar la suplementación con ácido ascórbico en personas con insuficiencia renal.

exceso de vitamina c

Causar espolones óseos

Se tiene conocimiento sobre algunos estudios que refieren que el exceso de ácido ascórbico aumenta la probabilidad de desarrollar espolones óseos, y también se conoce que un déficit de vitamina C puede generar riesgos importantes de sufrir artritis reumatoide. Ambos padecimientos reflejan que tanto una carencia como una sobredosis de vitamina C puede ocasionar serias afecciones. En tal sentido, el énfasis debe hacerse en la necesidad de una suplementación adecuada de vitamina C que no genere ningún problema de salud o cause un efecto contrario.

La mejor manera de evitar los excesos de vitamina C es consumir de forma adecuada frutas y verduras que son fuente natural de ácido ascórbico y que, además de proveer la cantidad necesaria de vitamina diaria, favorecen el funcionamiento óptimo del organismo. Puedes revisar sobre las propiedades del melocotón como una fruta deliciosa, rica en vitamina C y muy beneficiosa.

Consejos para consumir correctamente vitamina c

La vitamina C es esencial para el funcionamiento normal del organismo. Si esta vitamina nos beneficia, ingerir una dosis elevada puede provocar daños secundarios. Es por lo que te hemos traído los mejores consejos para que puedas consumir correctamente las proporciones adecuadas de Vitamina C:

  • El agua, el aire y el calor son agentes que pueden destruir la Vitamina C en los alimentos; para evitar este deterioro se recomienda cocinar las verduras de forma rápida en la menor proporción de agua posible. Se recomienda hacerlo al vapor o en microondas.
  • La vitamina C es susceptible de oxidarse rápidamente, es por ello, importante preparar zumos y ensaladas justo antes de consumirlas.
  • Las batatas y las patatas poseen vitamina C en su piel. Cocínalas con la piel así se aprovechan los beneficios que posee.
  • Consume (por lo menos) una porción de frutas y de verduras cruda al día. De esta manera la vitamina C ingresa directamente al organismo.
  • Puedes incorporar el zumo de un limón en tus ensaladas, con esto obtendrás un aporte adicional de vitamina C sin consecuencias.
  • Para completar las cantidades de vitamina C diaria, utiliza  pimiento fresco picado para saborizar carnes o como ingrediente de ensaladas, esto puede elevar notablemente la cantidad de ácido ascórbico (de forma apropiada) que consumes al día.
  • Combina frutas frescas con leche o yogurt para obtener cantidades apropiadas de esta vitamina.
  • Saboriza tus platos con pequeñas cantidades de hierbas (como el perejil o el cilantro) que posean elevadas cantidades de Vitamina C y agrega este micronutriente.
  • Si requieres de suplementos de Vitamina C, opta por suplementos que te proporcionen entre 45 y 120 mg de vitamina C y utiliza las dosis recomendadas de acuerdo con el sexo y la edad.

Gracias a estos prácticos consejos podrás satisfacer las necesidades de Vitamina C del organismo, prevenir su déficit y garantizar su consumo correcto.

Como ya sabemos nuestro organismo no produce ni almacena vitamina C, por lo que es importante incluirla en la dieta. Ingerir frutas de verano o de invierno, tomar una taza de fresas, degustar una jugosa naranja, un brócoli o un pimiento rojo picado proporciona la cantidad suficiente de vitamina C que requerimos al día.

Hemos visto que una dosis alta de vitamina C puede provocar trastornos leves, sobre todo de tipo digestivo: acidez estomacal, diarrea, náuseas, dolor abdominal y cualquier otro tipo de desequilibrio. En general, estos síntomas representan una señal de alarma para que, en principio, detengamos el consumo de vitamina C. Una vez detectado el problema y equilibrada la dieta, no tendremos mayores consecuencias. No obstante, debemos vigilar algunas situaciones, sobre todo, si se sufre de hemocromatosis (una enfermedad que provoca una acumulación excesiva de hierro) en donde un exceso de vitamina C agrava el problema.

Para la mayoría de las personas una dieta saludable debe proporcionar los nutrientes que el organismo necesita y, entre estos, la ingesta de vitamina C debe estar controlada. Por lo general, el exceso de vitamina C depende esencialmente de las dosis que se ingieran a diario, mientras más alta sea su ingesta, los riesgos aumentan.

Nada como disfrutar de una alimentación y nutrición balanceada en donde el equilibrio calórico y el aporte de minerales, vitaminas, proteínas, carbohidratos, agua y lípidos sea el adecuado. Cualquier exceso o déficit genera inconvenientes, de allí la importancia de hacer un consumo adecuado para mantenernos sanos. Finalmente, frente a cualquier inquietud o sintomatología, lo más recomendado es consultar a un médico o especialista.

exceso de vitamina c

FORMAMOS PARTE DE TOO GOOD TO GO

Copy link
Powered by Social Snap

Utilizamos cookies propias, y procesamos datos personales, como las direcciones IP y los identificadores de cookies, para medir el rendimiento y obtener información sobre las audiencias y el contenido. Haga clic a continuación para autorizar el uso de esta tecnología y el procesamiento de sus datos personales para estos fines. Puede cambiar de opinión y cambiar sus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando la Política de cookies.

Configuración

A continuación, puede elegir qué tipo de cookies permite en este sitio web. Haga clic en el botón "Guardar configuración de cookies" para aplicar su elección.

NecesariasNuestro sitio web utiliza cookies funcionales. Estas cookies son necesarias para que nuestro sitio web funcione.

AnalíticasNuestro sitio web utiliza cookies de análisis para que sea posible optimizar nuestro sitio web y mejorarlo con el propósito de perfeccionar la usabilidad.

Redes SocialesNuestro sitio web coloca cookies de redes sociales para mostrarle contenido de terceros como YouTube y FaceBook. Estas cookies pueden rastrear sus datos personales.

PublicitariasNuestro sitio web utiliza cookies Publicitarias para mostrarle anuncios relevantes basados en su navegación y gustos personales.