Frutamare Fin de Existencias

Cuando alguna enfermedad compromete la garganta y las vías respiratorias, la tos aparece como un acto reflejo de nuestro cuerpo para mantener despejada estas vías, eliminando elementos infecciosos e irritantes que nos afectan y producen molestias. Es causada generalmente por distintos factores, desde bacterias, microbios, virus a hongos y reacciones psicológicas.

Hay diferentes tipos de tos: aguda, crónica, convulsiva, asmática, productiva, seca, psicosomática y la tos seca falsa. Para la tos común la gente compra en la farmacia un jarabe expectorante que le haya recetado el médico, sin embargo, estos pueden tener un alto coste y los efectos no son distintos a los que aportan estos remedios caseros para la tos.

1. Las naranjas aliviadoras

Los cítricos como las naranjas se vienen usando desde hace cientos de años para tratar todo tipo de enfermedades respiratorias, debido a la capacidad de esta fruta para reforzar el sistema inmunológico y estimular la regeneración de las células, haciendo que nuestro organismo sea más eficiente a la hora de eliminar toxinas y restablecer los tejidos.

La naranja es un remedio casero para la tos muy recomendable, puesto que desinflama y desinfecta los bronquios, aparte de calmar la tos seca y fortalecer los leucocitos. Podemos tomar zumo de naranja sin azúcar, para beneficiarnos de sus propiedades antibióticas.

2. Naranja y almendras

La vitamina E está presente en las almendras como la sal en el mar, un puñado de estas aporta el 50? la cantidad aconsejable diaria. Además, es rica en antioxidantes, magnesio, selenio y otras vitaminas del grupo B que ayudan al sistema inmunológico. Mezclando el zumo de naranja con dos cucharadas de almendras molidas y bebiéndolo una vez al día, estaríamos aprovechando todas sus propiedades expectorantes.

3. Naranja, jengibre y té negro

El jengibre tiene un efecto calentador y favorece la secreción de flema que tanto molesta la garganta y el pecho. Para preparar el remedio, agregamos una cucharada de jengibre al té negro, dejamos reposar 5 minutos, revolvemos con zumo de naranja y listo, sin duda delicioso y eficaz.

4. Miel con limón

La miel es un superalimento por excelencia, rico en multitud de nutrientes importantes para la buena salud, entre los que destacan la vitamina A, C, D y casi todos los de tipo B. Sin olvidar la presencia de oligoelementos como el magnesio, cobre, fósforo, yodo, azufre, hierro, sodio y potasio. Otro de sus efectos beneficios son la capacidad antiinflamatoria, antimicrobiana, energizante y antiviral, capaz de sosegar el dolor de garganta en cuestión de minutos y aliviar la tos.

De hecho, se lleva usando para este propósito desde tiempos inmemoriales, no por nada es el ingrediente principal de los jarabes expectorantes.

En cuanto al limón, es una fruta que contiene en abundancia vitamina C, esencial para el refuerzo del sistema inmunitario, también reduce el tiempo de la gripe en el organismo y previene futuros resfriados. Ambos ingredientes representan un buen remedio para la tos, faringitis, dolor de garganta y catarros.

Para hacer el jarabe casero de miel con limón deberemos partir un limón por la mitad, exprimirlo hasta obtener un zumo, mezclarlo con tres cucharadas de miel, calentarlo un poco y consumirlo en cucharaditas a lo largo del día.

5. Vapor de agua

La tos con flema mejora considerablemente si se toma un baño de agua caliente, dejando que el cubículo se llene de vapor, al aspirar profundamente, el vapor caliente libera las vías respiratorias, apaciguando los molestos síntomas. Otra opción es agregar agua caliente en un bol junto con hierbas de eucalipto y romero, luego, inclinándonos sobre el tazón y cubriendo nuestra cabeza con una toalla, atrapamos los vapores durante cinco minutos.

6. Raíz de malvavisco

Esta raíz ha sido a lo largo del tiempo utilizada como tratamiento para los dolores de garganta y la tos, esto se debe gracias al elevado contenido de mucílago, una sustancia pegajosa y espesa que recubre la garganta, así como lo hace un jarabe para la tos.

Un estudio reveló que un jarabe basado en raíz de malvavisco alivió los síntomas de todos los participantes en tiempo record, al final el 90?ellos calificaron su efectividad como “muy buena”. Para beberla debemos hacer una infusión y dejar enfriar varias horas, ya que entre más tiempo permanezca la raíz en el agua, más mucílago va a diluirse.

7. El confiable tomillo

El tomillo sorprende por sus usos tanto culinarios como medicinales, para la tos resulta ser muy efectiva, así como también para los problemas digestivos. Para beberla necesitamos una taza de té, agregamos dos cucharadas soperas de tomillo seco en agua caliente, dejamos reposar 10 minutos, luego filtramos y bebemos.

8. Ajo y cebolla

Estos dos productos, aunque no tengan un buen sabor para muchos, contiene propiedades poderosas para tratar todo tipo de infecciones. Es antiinflamatorio, despeja las vías respiratorias, excelente analgésico, previene la irritación y facilita la expulsión de mucosa. Siendo, por esta razón, uno de los mejores remedios caseros para la tos.

Para prepararlo debemos seguir los siguientes pasos:

  1. Cocinar el ajo y las cebollas a fuego lento.
  2. Agregar jugo de limón al sartén, miel y una pizca de sal.
  3. Al conseguir consistencia aceitosa, se envasa y consume unas 3 o 4 veces al día.

9. El eucalipto, expectorante natural

El eucalipto es un expectorante por excelencia, también conocido por su capacidad antiinflamatoria del sistema respiratorio: un imprescindible en los remedios caseros para la tos. De hecho, es tan poderoso que ha curado enfermedades graves como sinusitis crónica, evitando la intervención quirúrgica. Para emplear el eucalipto debemos inhalar sus vapores, estos despejan de manera eficiente las vías respiratorias, aunque también lo podemos beber en infusión con miel, tres veces al día.

10. Gárgaras de agua salada

Aunque simple, es quizás uno de los remedios caseros para la tos más eficaz para aliviar el dolor de garganta y la tos húmeda. El agua salada reduce el tamaño de la flema y la mucosa posterior de la garganta, disminuyendo la necesidad de toser. Para ello, hace falta revolver en una taza de agua caliente media cucharada de sal hasta que se disuelva, luego dejar enfriar, pero no demasiado. Para obtener los efectos debemos mantener, durante unos segundos, el agua al final de la garganta antes de escupir. Repetir al menos 3 o 4 veces cada día.

Frutamare Fin de Existencias

Pin It on Pinterest

X

Ajuste de cookies

Selecciona que tipo de cookies quieres permitir (aunque no aceptarlas todas puede afectar al rendimiento de la web). Haz click en "Guardar configuración" para aplicar tu selección.