▷ ¿Calçotada? Te lo Contamos Todo Aquí | FrutaMare
Prueba todas nuestras Verduras

La calçotada es una de las festividades gastronómicas más conocidas en todo el territorio nacional. Tradicionalmente es una fiesta que radica en la comarca del Alt Camp, más en concreto en el pueblo de Valls: origen y epicentro mundial de esta deliciosa hortaliza, pero veamos su importancia en la actualidad.

Es más que probable que casi todos los lectores de este artículo sepan o hayan degustado alguna vez un calçot con salsa romesco y, por ende, sepan de la mística y tradición alrededor de esta cebolla tierna.

¿Qué es una calçotada?

Una calçotada no es una simple festividad, es una tradición que vertebra la cultura catalana generación tras generación. Reunirse alrededor de las brasas y aprovechar lo que el campo ofrece es indudablemente una fiesta de mediterránea que en Cataluña han sabido darle un valor único. Una calçotada no solo es comer estas hortalizas con romesco: es charlar con amigos, estar con la familia, probar un buen vino catalán, cava o la bebida que deseemos, comer butifarra negra con mongetes, comer carne de cordero, crema catalana… En definitiva, es un rito ancestral de unión con el prójimo en el que hay que mancharse las manos y divertirse.

¿Qué es un calçot?

Hablar de este nutritivo alimento es hablar de algo más que una simple cebolla tierna, el calçot se consigue a partir del bulbo de una cebolla, en este caso es de la cebolla grande de Lleida. Con este bulbo, que se planta entre agosto y octubre, iremos “calzando” con tierra la propia cebolla conforme vaya creciendo para que se vaya alargando su parte tierna. No será más que ir echando tierra sobre la cebolla para que tenga mayor parte del tallo enterrada.

¿Cuándo es la época de cosecha?

El consumo del calçot suele centrarse desde febrero hasta finales de abril aproximadamente y la forma más tradicional de consumir esta cebolla es asada a la llama de sarmiento. 

¿Cómo cocinar calçots?

Para cocinar estas hortalizas necesitaremos llevar a cabo estos paso:

  • Primero cortaremos el exceso de verde y las pequeñas raíces, ambos en cada extremo de la cebolla.
  • En segundo lugar, lavamos muy bien las cebollas (mejor evitar esas pequeñas partículas de tierra en la mordida).
  • En tercer lugar y ya con el fuego encendido y a máxima potencia, a ser posible de sarmiento, asamos los calçots sin pelar (importante).

Finalmente, cuando la capa externa del calçot esté bien asada (que no te asuste si se carboniza la primera capa), los retiramos del fuego, los dejamos reposar un par de minutos para que enfríen y los servimos.

¿Cómo comer calçots?

Una vez ya tenemos cocinados los calçots llega la mejor parte: comer. Ponte el babero y lávate las manos para estar bien preparado y, sobretodo, disfruta.

Para comerlos los pasos son simples y sencillos:

  • En primer lugar con los dedos índice y pulgar sujetamos el calçot desde la parte verde. Con la otra mano, estiramos la parte quemada del calçot para dejar a la vista las capas interiores: están tiernas, jugosas y deliciosas.
  • En segundo lugar, necesitaremos salsa romesco (mucho mejor si es casera, es facilísima de hacer). En la salsa tendremos que mojar muy bien la cebolla para que se impregne de la deliciosa salsa y ya solo queda lo más importante.
  • Finalmente, y por eso tenemos el babero, nos lo tenemos que comer cual carretillero de una famosa marca de espárragos española. O sea, lo tenemos que comer directamente posando la pieza sobre nuestra boca tratando de comernos la parte blanca por completo. No hay que olvidar de masticar bien para que cuando retiremos lo que quede de la cebolla no desperdiciemos mucho.

Características del calçot

Como característica principal vemos que la propia hortaliza, una vez cocinada, se divide entre un corazón tierno, blanco jugoso y dulzón y una capa exterior carbonizada que sirve de película protectora de las capas interiores.

De esta forma, la capa exterior sirve de envoltorio que consigue que los líquidos de la cebolla se retengan dentro y se cocine de una forma más uniforme.

Normalmente se suelen presentar envueltos en papel de periódico sobre una teja, pero la presentación la dejamos al gusto del consumidor. Además si hacemos una calçotada no tendremos que olvidar de tener baberos para todos los que se unan a la fiesta.

Prueba todas nuestras Verduras
Prueba todas nuestras Verduras

Utilizamos cookies propias y de terceros, y procesamos datos personales, como las direcciones IP y los identificadores de cookies, para medir el rendimiento y obtener información sobre las audiencias y el contenido. Haga clic a continuación para autorizar el uso de esta tecnología y el procesamiento de sus datos personales para estos fines. Puede cambiar de opinión y cambiar sus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando la Política de cookies.

Preferencias

A continuación puedes gestionar tus preferencias. Haz click en "Guardar Preferencias" para guardar tu selección.

NecesariasNuestro sitio web utiliza cookies funcionales. Estas cookies son necesarias para que nuestro sitio web funcione.

AnalíticasNuestro sitio web utiliza cookies de análisis para que sea posible optimizar nuestro sitio web y mejorarlo con el propósito de perfeccionar la usabilidad.

Redes SocialesNuestro sitio web coloca cookies de redes sociales para mostrarle contenido de terceros como YouTube y FaceBook. Estas cookies pueden rastrear sus datos personales.

PublicitariasNuestro sitio web utiliza cookies Publicitarias para mostrarle anuncios relevantes basados en su navegación y gustos personales.