Un granizado de naranja es una forma fácil y refrescante de tomar vitamina C y comer fruta en los días de calor y si es natural, pues mucho mejor.

El granizado de naranja puede ser un gran acompañamiento para otros postres como el mousse de limón o las naranjas rellenas.

Ingredientes

  • 4 naranjas grandes maduras
  • 1 limón
  • 250 g de azúcar
  • 250 ml de agua

Preparación de la receta de granizado de naranja

Lo primero que debes de hacer es lavar bien las naranjas, por lo menos dos, ya que necesitas la cáscara de dos naranjas. Para obtener la cáscara de las dos naranjas puedes utilizar un pelador. En el caso de que no tengas pelador, puedes rallar la cáscara de las naranjas, pero ten cuidado de no rallar la parte blanca, ya que amarga. Si utilizas naranjas con más cáscara que parte blanca, te resultará más fácil. Debes de reservar la piel o la ralladura de las dos naranjas.

Pon en un cazo a fuego medio alto los 250 ml de agua y los 250 g de azúcar. Remueve bien hasta que el azúcar se disuelva con el agua.

Cuando el azúcar esté disuelto en el agua debes de agregar la piel de naranja o la ralladura de naranja. En el momento que comience a hervir baja el fuego, ya que vas a infusionar las pieles o la ralladura de naranja y debe de estar a fuego medio bajo durante media hora para conseguir un jarabe de naranja. Debes remover de vez en cuando y controlar que no se te evapore demasiada agua para que no se te queme.

Mientras haces el jarabe de naranja, puedes exprimir las 4 naranjas y el limón. En total debes obtener medio litro de zumo. Si quieres lo puedes colar, para que se te quede más fino, pero si te gusta con pulpa puedes dejarla, esto depende del gusto del consumidor. Cuando ya tengas el zumo de las naranjas y el limón déjalo enfriar en la nevera hasta que la infusión del agua, el azúcar y la cáscara o ralladura de limón esté lista.

Cuando el jarabe de naranja está hecho, debes de quitarlo del fuego y retira con cuidado las pieles de naranja. Si has realizado el jarabe con la ralladura de la piel de la naranja lo debes de colar, para que no quede ningún resto de la ralladura de naranja y lo dejas enfriar unos 10 minutos.

Transcurridos los 10 minutos, el jarabe ya se habrá templado, por lo que lo puedes añadir en un cuenco metálico el jarabe de naranja y el zumo de naranja y limón. Lo remueves y mezclas bien.

Ahora es el momento de que lo pruebes, si está demasiado dulce para tu gusto, lo puedes rebajar o con más zumo de naranja o con agua.

Cuando ya tengas la mezcla a tu gusto, debes de verterla en un recipiente con tapa y que puedas meter y sacar con comodidad del congelador. Debe de estar en el congelador 30 minutos, transcurrido este tiempo lo tienes que sacar y con un tenedor remover bien, no olvides las paredes, ya que es donde más cristales se forman. Lo vuelves a meter en el congelador durante 30 minutos más y luego lo sacas y vuelves a remover con el tenedor para que no se formen cristales de hielo muy grandes. Esta operación la debes de repetir 4 veces. Cuando veas que tiene la textura adecuada ya está listo para comer.

Si vas a dejarlo en el congelador de un día para otro. Debes de sacarlo un ratito antes de servir para que se ablande y remuevelo bien con un tenedor antes de servir.

Sí te ha gustado esta receta de granizado de naranja, seguro que te encartará la de sorbete de limón o la gelatina de naranja.