🥑 La mejor receta de Guacamole mexicano | FrutaMare
Frutamare Segundas Rebajas-2019

El guacamole es una salsa mexicana que se ha convertido en uno de los platos preferidos en nuestro país. Si nos retomamos años atrás, los aguacates se cultivaron en el sur de México hace unos 10.000 años. Y a lo largo del tiempo y con ayuda del guacamole, que es una salsa que se hace con aguacate, su venta y producción ha aumentado considerablemente en los últimos años.

La receta original del guacamole se prepara con aguacates machacados, jugo de limón, tomate y chile. Pero como sabemos, toda receta siempre tiene su evolución o variantes y después se le quiso agregar cebolla, cilantro y ajo para darle todavía un sabor más fuerte. A partir de ahí, hay muchas variantes que están riquísimas y que incluye más especias e incluso productos del mar como calamares picados o salmón. Por ejemplo en Estados Unidos se comercializa el guacamole dip, que es con mayonesa, lo que no gusta a los mexicanos porque se disminuye el sabor del aguacate. La receta del guacamole es muy sencilla y rápida una vez tienes todos los ingredientes y la calve está en saber removerlo y mezclarlo correctamente.

Esta salsa característica debe ser una mezcla uniforme de aguacates, cebolla y chile verde con sal y unas gotas de limón. En algunos casos también se le agrega cilantro picado muy fino.  Y si haces guacamole propio, puedes variar ingredientes como tu quieras, pero ya no podrás llamarlo guacamole, sino salsa.

Si te animas a hacer la receta de guacamole tradicional, solo tienes que investigar un poco la cocina mexicana e intentar prepararla igual. Para ello necesitarás un mortero de piedra para evitar que el aguacate se oxide. Si no tuvieras un mortero de piedra, un bol de plástico también serviría.

También hay que destacar que en México cada uno tiene su propia receta que varía según la región a la que uno pertenece, pero lo único que no cambia es el toque picante que para ellos es algo normal aunque aquí nos resulte muy fuerte.

Todo el mundo coincide en los ingredientes básicos a emplear: tomate, cebolla, chile serrano, cilantro, limón y aguacate, la verdad es que cuando un plato es sencillo y lleva cuatro cosas no hace falta añadirle más ingredientes, porque pierde su verdadero sabor.

Ahora que tienes todos estos datos, te vamos a enseñar cómo se hace guacamole de forma fácil y rápida. 

Lista de la compra

  • 6 aguacates medianos
  • 2 tomates pequeños
  • 1 cebolla grande
  • 1 lima entera o 1 limón
  • 1 cucharada de hojas de cilantro fresco
  • Sal

Preparación de la receta del Guacamole

El primer paso es pelar la cebolla y lavar el tomate, recuerda que se deben lavar ambos ingredientes y a continuación cortarlos a trocitos pequeños y muy finos para que no se noten a penas cuando esté el guacamole hecho. Cuando ya estén los ingredientes bien cortados, déjalos reposar.

Ahora le toca el turno a los aguacates. Asegúrate de que estén maduros y no demasiado duros para poder aplastarlos y conseguir así mejor sabor. Para saber si están maduros, simplemente tienes que ver que la piel esté firme y que al apretar se hunde ligeramente. Si por lo que fuera los habéis comprado y están verdes, envuélvelos en papel de periódico y déjalos reposar en un bol a temperatura ambiente.

Una vez los tengamos listos, los partimos por la mitad y le quitamos el hueso. Con ayuda de una cuchara vaciamos las dos mitades y las ponemos en un bol.

Ahora trituramos el aguacate con la ayuda de un mortero de madera y en un bol e plástico para evitar su oxidación. A continuación añadimos el zumo de la lima y seguimos aplastando con el mortero, le añadimos dos cucharadas de hojas de cilantro y mezclamos con el tomate, la cebolla y una pizca de sal.

Una vez lo tengamos todo bien mezclado, lo probamos para ver si le falta algo de sal y si le hace falta le añadimos un poco más.

Para disfrutar de este delicioso guacamole, acompáñalo con pan o cortezas de maíz que es típico en México. Hoy en día en los supermercados venden, aunque si tienes cerca una tienda de productos mexicanos te recomendamos que compres de ahí todos los ingredientes.

Te aseguramos que te encantará a ti y a los amigos que invites a comer a casa. Y si solo comes tú y no quieres que se ponga malo te vamos a dar tres consejos para conservarlo:

  •   Pon el guacamole que sobre en un tazón pequeño y deja menos de 1 cm entre el guacamole y el borde del tazón para ponerle crema agria que hará que el guacamole no se oxide. Ahora tápalo con film transparente y mételo en el frigorífico. Cuando vayas a consumirlo de nuevo, raspa la crema agria hasta quitarla del todo.
  • Realiza el mismo procedimiento, pero en vez de crema agria, agrégale agua tibia y luego cúbrelo con una tata y mételo en la nevera. Así te durará hasta tres días. Cuando vayas a consumirlo solo tienes que verter el agua.
  • Y el tercer consejo es igual que los anteriores, pero con un poco de jugo de limón o aceite y prensarlo con film transparente para que no entre aire.

Con la receta y estos tres consejos de conservación creo que es suficiente para animarte a hacer la receta un día que se te antoje.

 

Guacamole

El guacamole es mundialmente conocido como salsa de aguacate y su sabor picante y delicioso hace de las comidas algo perfecto. Puedes acompañarlo con pan o tortas de trigo para darle un sabor más intenso.

Tipo: salsas

Cocina: Cocina Mexicana

Palabras claves: recetas con aguacate

Rendimiento de la receta: 6 Personas

Tiempo de preparación: 10M

Tiempo de cocinado: 30M

Tiempo total: 40M

Ingredientes de la receta:

  • 6 aguacates medianos
  • 2 tomates pequeños
  • 1 cebolla grande
  • 1 lima entera o 1 limón
  • 1 cucharada de hojas de cilantro fresco
  • Sal

Nombre de instrucción de la receta: Guacamole

Instrucciones de la receta:

Primer paso: El primer paso es pelar la cebolla y lavar el tomate, recuerda que se deben lavar ambos ingredientes y a continuación cortarlos a trocitos pequeños y muy finos para que no se noten a penas cuando esté el guacamole hecho. Cuando ya estén los ingredientes bien cortados, déjalos reposar.

Segundo paso: Ahora le toca el turno a los aguacates. Asegúrate de que estén maduros y no demasiado duros para poder aplastarlos y conseguir así mejor sabor

Tercer paso: Una vez los tengamos listos, los partimos por la mitad y le quitamos el hueso. Con ayuda de una cuchara vaciamos las dos mitades y las ponemos en un bol.

Cuarto paso: Ahora trituramos el aguacate con la ayuda de un mortero de madera y en un bol e plástico para evitar su oxidación.

Quinto paso: A continuación añadimos el zumo de la lima y seguimos aplastando con el mortero, le añadimos dos cucharadas de hojas de cilantro y mezclamos con el tomate, la cebolla y una pizca de sal.

Sexto paso: Una vez lo tengamos todo bien mezclado, lo probamos para ver si le falta algo de sal y si le hace falta le añadimos un poco más.

Puntuación del editor:
5