Puedes hacer un yogur de naranja casero de forma fácil
Frutamare Segundas Rebajas-2019

Estamos acostumbrados a encontrar en las estanterías de los establecimientos yogures de sabor natural, de limón de fresa, de macedonia… pero no solemos encontrar yogur de naranja. Pero a todos los que les encanten las naranjas y los lácteos, ya pueden comer yogur de naranja casero. Esta receta es muy fácil de hacer y puede ser un buen momento para que los más pequeños ayuden en la cocina.

Debemos de consumir lácteos y frutas todos los días y que mejor forma de hacerlo que combinarlo todo en un solo producto. Esta receta de yogur de naranja es una manera ligera, nutritiva y sabrosa de combinar tanto los lácteos como las frutas.

El yogur de naranja es fantástico para el desayuno o para la merienda y puede ser un acompañamiento ideal para un bizcocho de limón o para una tarta de limón. También puedes utilizar el yogur de naranja para decorar un mousse de naranja o un pudin de naranja.

La receta que aquí te presentamos es para 6 yogures.

Ingredientes

  • 900 ml de leche semi-desnatada
  • 1 yogur griego
  • 100 g de azúcar
  • 1 naranja

Preparación de la receta de yogur de naranja

Lo primero que debes de hacer es lavar la naranja y quitarle la piel. Se puede rallar la piel con un rallador o puedes hacer láminas de piel de naranja utilizando un pelador, según te resulte más fácil. Lo que si que es importare es que no ralles o cojas la parte blanca de la piel de la naranja, ya que deja un sabor amargo, por lo que si utilizas una naranja con poca parte blanca y más piel te facilitará este paso. Después exprime media naranja, o corta media naranja en dados muy pequeñitos.

Pon la leche y la cascara o ralladura de naranja en un cazo y ponlo a un fuego medio – alto. Remueve con una varilla la mezcla y añade el azúcar y el zumo de medio limón, o los dados de naranja, sigue removiendo hasta llevarlo todo a ebullición. Cuando el azúcar esté disuelto apaga el fuego y retira el cazo y deja enfriar bien la mezcla.

Cuando esté fría la mezcla debes de retirar la corteza de naranja, en el caso de que hayas rallado la cascara de naranja, debes de colar la leche con el azúcar y el zumo de naranja, para que no quede nada de cáscara, si quieres un yogur con una textura fina. Pero si prefieres un yogur de naranja con trozos de naranja, es mejor que ralles la cascara y en vez de poner el zumo de media naranja, pongas los trozos de naranja a la mezcla.

Después debes de añadir a la mezcla el yogur griego y lo mezclas todo bien.

El siguiente paso lo puedes hacer con yogurtera o sin yogurtera.

Si no tienes yogurtera debes de poner la mezcla en tarros de cristal para yogur de unos 150 ml y poner estos tarros en el horno, o bien con el programa fermentar durante dos horas y media. Si el horno que tienes no tiene este programa. Hay que ponerlo en el horno con el horno caliente después de haberlo utilizado, pero apagado. Hay que dejarlo en el horno entre 8 y 12 horas y no abrir el horno durante este tiempo para que no pierda el calor.

Si tienes una yogurtera, rellena los vasos de la yogurtera y la enciendes. Debes de tener el yogur en la yogurtera entre 9 y 10 horas.

Cuando ya esté, tanto si lo hemos realizado en el horno como en la yogurtera debes tapar los tarros y los metes en la nevera y dejas enfriar.

El yogur está listo para comer en cuanto esté frío. Lo puedes acompañas con frutos secos, frutos rojos o plátano.